Inicios independentistas

La ciudad del siglo XIX

A principios del siglo XIX, Guadalajara estaba rodeada de huertas y su población aproximadamente era de treinta y cinco mil habitantes. El centro lo formaba la Plaza de Armas o Principal, que tenía en su mitad una gran fuente de cantera, con cinco escalones en su base y un saliente de tres varas y media en el centro. La plaza estaba circundada por pequeños arbustos; y en cada uno de sus ángulos, postes con faroles de hojalata y vidrios blancos. Al lado norte quedaba la catedral con sus dos torres cuadrangulares y chatas; de este mismo templo destacaban hacia su lado oriente los miradores del cabildo eclesiástico, con su arquería y balconería que daban vista a la plaza. Al oriente se levantaba el Real Palacio, todo de cantera y hierro, que había sido concluido en 1780. Al poniente y al sur había dos hileras de portales con casas de dos pisos, ocupando el inferior tiendas de variadas mercancías y el superior habitaciones lujosas que reflejaban el éxito económico de sus propietarios.

Autor: Hugo Torres Salazar
<< Anterior Siguiente >>