Época virreinal

Primeras letras

Al fundarse la Universidad, ésta contribuyó con cien pesos para dar inicio y sostener a la escuela para niños llamada Real Escuela de la Compañía, que pronto cambió de nombre convirtiéndose en Escuela de Primeras Letras de la Universidad. Su instrucción gratuita se basaba en lo que tradicionalmente se enseñaba entonces: leer, escribir, contar y la doctrina cristiana. El maestro Manuel Barbier, un invidente que sólo reconocía a sus alumnos por la voz, se hacía cargo de esta escuela, la cual subsistió a pesar de los obstáculos del ayuntamiento para aumentar el sueldo de dicho maestro, ya que lo consideraban viejo y con limitaciones físicas que le impedían cumplir con su cargo. Cuando Barbier murió, su hijo Ignacio continuó con esta misión. Por ese tiempo también había una Escuela de Dibujo en lo que es hoy la avenida Alcalde y calle Independencia que amplió su programa con clases de aritmética, geometría y arquitectura para artesanos; sin embargo, no despertó el interés esperado y desapareció con el movimiento de Independencia. Otra escuela gratuita de primeras letras para niños era sostenida por particulares en el edificio del Consulado, pero también interrumpió sus servicios al inicio del mismo conflicto histórico.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>