Época virreinal

Ópera

En 1796 se representó en el Coliseo, cantada en español, la primera ópera: II matrimonio segreto, de Domenico Cimarrona. Dado el impacto que tuvo entre los tapatíos y la Iglesia, tres años más tarde fue dictado un decreto que prohibía las representaciones operísticas por considerar que este género dramático podía propiciar la difusión de ideas liberales entre la población. Esto provocó reacciones encontradas entre los tapatíos quienes tuvieron que suspender su actividad teatral definitivamente cuando el Coliseo se cerró en la década de 1810 por el levantamiento insurgente. Después abrió sus puertas nuevamente en lo que es hoy el Hotel Génova –posteriormente llamado Teatro Principal–, que era frecuentado por lo más selecto de la sociedad. Poco a poco el abandono y el deterioro del edificio propiciaron su clausura final. La afición de los tapatíos por el arte dramático se perpetuó aunado al deseo de dotar a la ciudad de edificios dignos de ser levantados y de ser testigos de las mejores representaciones teatrales. Estas peticiones conjuntas provocaron en cierta forma que el gobernador Santos Degollado tomara en cuenta la posible edificación de un nuevo teatro para Guadalajara.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>