Entorno y peculiaridades

El blanco de Chapala

El pescado blanco de Chapala fue, desde la época prehispánica y hasta la segunda mitad del siglo XX, uno de los platillos emblemáticos de Jalisco. En 1606, Alonso Mota y Escobar, obispo de Guadalajara, escribió que el lago “cría entre otros peces unos que los indios llaman en su lengua mexicana amilotes y el español le llama pescado blanco; es mayor de media vara, su carne excede en blancura a una leche cuajada, el gusto como de carne tan delicada, no es apetitoso si no se ayuda de condimentos; es sumamente sano, que se da a cualquier enfermo; cómense de una vez muchos sin recelo que dañe. No me acuerdo de haber comido en Castilla pez que se le parezca... Hay mucha cantidad a su tiempo y corrómpese muy en breve”. El gusto por este platillo y la abundancia del pez se perpetuaron durante tres siglos más. En el recetario Cocina Regional Jalisciense que Josefina Velázquez publicó en 1952, la autora señala: “El pescado blanco que se cría con más abundancia en el lago de Chapala tiene un exquisito sabor”. Con la degradación de Chapala, el pez empezó a escasear, sobre todo a mediados de los años 70. En la actualidad es una especie prácticamente desaparecida.

Autor: Juan Carlos Núñez Bustillos
<< Anterior Siguiente >>