Época virreinal

Reglamento teatral

Con los nuevos establecimientos, la autoridad civil comenzó con su labor de vigilar y normar la actividad teatral. Establecieron, por ejemplo, que las comedias se debían terminar antes de la oración de la noche. No podían concurrir hombres y mujeres juntos; aunque estuvieran casados o fueran parientes, por esto la entrada para hombres y mujeres sería distinta. Los autores de la obra dramática serían los responsables de cualquier escándalo que pudiera causar alguna actriz que saliera con poca ropa o “de forma indecente”. También estaba prohibido que se repitieran los bailes, aunque lo pidiera el público. La lista interminable de prohibiciones y normas daba la paz necesaria a la Iglesia para que ésta se asegurara de que se respetarían los cánones de decencia y moralidad cristiana en cada una de las representaciones teatrales. Con todas las trabas, el éxito del Coliseo –por ejemplo– duró 24 años.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>