Época virreinal

El Coliseo de la Comedia

En el año de 1788, en la actual avenida Juárez –entre Degollado y Molina–, se levantó un primer local fijo para las representaciones teatrales llamado Coliseo de la Comedia. Era más bien un jacalón con muros de adobe, primitivamente techado con teja, con pavimento deficiente, palcos y tablados baratos. Nada que ver con la idea moderna de los teatros, y más relacionado en su hechura con los corrales donde Lope de Vega –en la España del siglo anterior– había escenificado sus obras. Aunque su funcionamiento no repercutió en la desaparición de escenarios provisionales que se montaban en las calles de Guadalajara, sí provocó que el teatro dejara de ser un festejo público pagado por el estado, para convertirse en un espectáculo frecuente a cargo de particulares. Formalmente, la primera obra montada que se registra fue El príncipe jardinero llamado Cloridano, del ilustre autor cubano Santiago Pita. Posteriormente al estreno del Coliseo, se abrió también el Teatro Apolo o Teatro de las Pastorelas, llamado así porque era éste el género que más se representaba allí.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>