Época virreinal

¡No rompían ni un plato!

En 2004, el drenaje de la Presidencia Municipal requirió de una reparación. Llamaron a los plomeros. Cavaron y encontraron dañado el cárcamo: había que construir uno nuevo. Cuando derribaron un muro encontraron vasijas virreinales de cerámica vidriada y huesos probablemente de animales. La obra se detuvo por orden del INAH para que las tazas, cajetes y vasijas fueran estudiados. La arqueóloga Lorenza López Mestas planteó la posibilidad de que se tratase de un basurero antiguo, quizá perteneciente al Palacio Episcopal del Virreinato (demolido en 1948), pues en esa época no existía el servicio de recolección de basura. El contexto en que fueron sepultados los restos y los propios huesos animales hace pensar que el hallazgo, valioso para el hombre de hoy, no es más que un montón de desperdicios virreinales.

Autor: Angélica Íñiguez
<< Anterior Siguiente >>