Época virreinal

Hoy ilustres, antes relapsos

La Rotonda de los Jaliscienses Ilustres alberga los restos de personas consideradas ejemplares. Tiempo atrás, sin embargo, a quienes daba albergue este espacio, eran todo lo contrario de ilustres. Cuando la congregación del Colegio Seminario se extinguió en 1775, se utilizó el edificio para recluir a los sacerdotes “relapsos”, es decir, religiosos de actitudes poco ortodoxas y aun reprobables. El cabildo de la catedral decidió demoler el Seminario y construir la iglesia de la Soledad. Después de La Reforma ese edifició sirvió para oficinas del gobierno federal, y terminó siendo demolido en 1951 para formar uno de los brazos de la Cruz de Plazas; intervención urbana del arquitecto Ignacio Díaz Morales.

Autor: Angélica Íñiguez
<< Anterior Siguiente >>