Época virreinal

Los cuicos y un palacio de 140 años de construcción

A quienes se quejan de la tardanza en la ejecución de la obra pública actualmente, habría que recordarles que la ciudad tiene larga tradición en ello. Si se toma en cuenta que el Palacio de Gobierno fue comenzado a edificar en 1650 y su construcción se concluyó en 1790, con sus 76 metros por lado, eso es una clara muestra de la minuciosidad o lentitud local. Claro que la construcción original ha sufrido cientomuchas modificaciones –adaptaciones–, y una de ellas en la fachada poniente o principal fue la supresión de dos torreones, uno en cada esquina y sobresalientes del paño puestos allí para fines de vigilancia o defensa del palacio, con troneras aptas para disparar desde cubierto. Lo que no ha desaparecido a pesar del fervor laico del republicanismo emanado en el XIX, fue una inscripción puesta en una cenefa antes del remate de la fachada, y que es un fragmento del salmo 126 en latín: “Nisi Dominus Custodierit Civitatem Frustra Vigilat Qui Custodit Eam” lo que significa que “si el Señor no custodia a la ciudad, en vano la vigilan sus centinelas”. Sobre el torreón del sur en el quiebre de la esquina se lee eso del ‘Qui Cus…’, que al quedar sobre el guardia apostado allí dio origen al término ‘cuico’ como sinónimo de policía.

Autor: Álvaro González de Mendoza
<< Anterior Siguiente >>