Época virreinal

Orando hasta el final

San Felipe (1515-1595) reunió en Italia a un grupo de sacerdotes, y juntos instituyeron una asociación denominada Oratorio. Acostumbraban tañer una campana para invitar a la gente a hacer oración. La construcción del templo de San Felipe Neri de Guadalajara fue llevada a cabo por los padres oratorianos o filipenses, desde 1752 hasta 1804. Su nombre original fue Oratorio Filipense. Para realizar esta espléndida obra, participaron los más calificados alarifes y los más diligentes trabajadores. Si tomamos en cuenta que la ciudad tenía registrados 34,697 habitantes en el año 1803, y que la totalidad de las viviendas eran de un solo nivel, su altura y magnificencia debieron ser de gran orgullo para los tapatíos. La fachada es de estilo barroco salomónico de decorado plateresco. El edificio anexo (actualmente Escuela Preparatoria) se construyó para casa de ejercicios. En diciembre de 1775, mientras hacía oración, falleció arrodillado el presbítero del Oratorio, bachiller Joseph Medellín. Como había alcanzado rigidez cadavérica en tan beatífica posición, luego que fue encontrado tuvieron que aplicarle un baño de agua caliente y emplastos hirvientes para que volviera a la flexibilidad de los vivos, y poderlo introducir a su caja mortuoria que luego fue sepultada en el mismo Oratorio.

Autor: Adolfo Ochoa
<< Anterior Siguiente >>