Época virreinal

Del náhuatl al castellano

Durante gran parte del siglo XVIII en el seminario de Guadalajara se estudiaba obligatoriamente el náhuatl. Esto era para impulsar el entendimiento entre los religiosos que venían de España y los nativos del continente. Como vestigio del extenso estudio de estas lenguas quedan las obras de cinco literatos de ese siglo, todos tapatíos, que se adentraron en el campo de la lingüística y dejaron importantes textos que aún sirven para el conocimiento de las lenguas de toda la nación. Gerónimo Tomás Cortés Zedeño publicó Vocabulario y confesionario en el idioma mexicano como se usa en el Obispado de Guadalajara, y Nicolás Mercado elaboró Arte de la lengua mexicana según el dialecto que usan los indios de la costa sur de Sinaloa. El jesuita Juan Francisco Iragorri escribió el Vocabulario y dialectos mexicanos; José de Arteaga, también jesuita, redactó su Doctrina cristiana, oraciones, confesionario, arte y vocabulario de la lengua cora. Y Pedro Álvarez Cantón, en su destierro en Italia, escribió un Diccionario castellano y latino y un Léxico castellano–francés, además de haber sido el primer traductor de un Via crucis del italiano al español.

Autor: Mario Z. Puglisi
<< Anterior Siguiente >>