Todavía somos así

Danza croata

Durante el V Festival Internacional de Danza Contemporánea, realizado en el Teatro Degollado en 2006, la despedida tocó al grupo Zagreb, originario de Croacia, el cual advirtió que daría una función sólo para adultos. La danza contemporánea no suele llenar teatros en esta ciudad, pero entre el morbo y el malinchismo lo lograron esa noche. La obra resultó de calidad y finalmente apta para toda la familia –a menos que fuera ultra conservadora–, pues se limitó a mostrar algunos paños menores. Esa misma noche, la compañía mexicana de danza gay, La Cebra, llevó a la fiesta de clausura del Laboratorio de Artes Variedades (Larva) un espectáculo atrevido como cualquiera de su repertorio, sin restricciones (incluso hubo niños). Los integrantes de Zagreb asistieron y miraron boquiabiertos el espectáculo comandado por el ídolo potosino José Rivera. Es común pensar que Guadalajara es una ciudad mocha. Por lo menos esa noche no fue así. Un técnico miraba la función sin pestañear y al final, cuando le preguntaron si le había gustado, respondió: “claro que no, a mí no me puede gustar algo así”.

Autor: Angélica Íñiguez
<< Anterior Siguiente >>