Todavía somos así

La Plaza Tapatía

El arquitecto tapatío Ignacio Díaz Morales fue el autor del proyecto Cruz de Plazas, que borró del mapa las manzanas a los cuatro costados de la catedral de Guadalajara. También fue el autor del primer proyecto de la Plaza Tapatía, que años después retomaría, modificado, el gobernador Flavio Romero de Velasco y que costaría al Centro otras ocho de sus tradicionales manzanas y, por qué no recordarlo, la plaza de toros El Progreso, El Coliseo y otros 20 o 30 edificios de valor patrimonial. Fue pensada como un puente que uniera las Guadalajaras rica y pobre separadas por la calzada Independencia, y terminó siendo un par de pasillos estridentes, sucios y de fachadas falsas. A la mitad de la plaza se halla una escultura-fuente inverosímil en Jalisco: el dios azteca Quetzalcóatl, del escultor Víctor Manuel Contreras. En su momento la Plaza Tapatía fue considerada un ejemplo de intervención urbana. Hoy sabemos que fue el mayor de los golpes que ha sufrido el patrimonio cultural de Guadalajara. Se inauguró el 15 de febrero de 1982.

Autor: Antonio García Medina
<< Anterior Siguiente >>