Todavía somos así

Falsos pianos de cola

Cuando Guadalajara cumplió 463 años de su fundación en 2005, el Festival del Centro Histórico trajo el espectáculo regiomontano conocido como Concierto de los 10 pianos, en el que 10 ejecutantes interpretaron piezas como Huapango de Moncayo, El corrido de Monterrey o el fragmento de la Novena Sinfonía de Bethoveen conocido como El Himno a la alegría. Los 10 pianos de cola se instalaron en un escenario que tenía como fondo el Teatro Degollado: la Plaza Liberación lució llena, el público aplaudió a rabiar. Sin embargo, tales pianos no eran pianos, sino clavinovas (instrumentos electrónicos que intentan parecerse al piano) disfrazadas con traje de cola que no era más que utilería confeccionada con cartoncillo negro. Esto se supo gracias a la indiscreción de un joven de la producción, inexperto por lo demás, que sin malicia lo confesó todo a una grabadora de reportero.

Autor: Angélica Íñiguez
<< Anterior Siguiente >>