Todavía somos así

De Betini a Roberto

En la Guadalajara de los ochenta surgió un movimiento de moneros que llegó a trascender las fronteras locales. Nombres como Jis, Trino y Falcón se hicieron famosos por su humor gráfico irreverente. En ese grupo estaba también otro monero que fue derivando hacia intereses artísticos de mayores pretensiones y que firmaba como Betini. Quería ser pintor y estaba seguro de que para aprender más del oficio debía viajar a Europa. Así pues, hizo una exposición en la galería de Alejandro Gallo, vendió todas las obras y con el dinero se fue a Italia donde vivió, trabajó y aprendió durante varios años. Al regresar, no a Guadalajara sino a la Ciudad de México, abandonó su apodo original y adoptó su verdadero nombre: Roberto Rébora, con el cual ha ganado justa fama como pintor y grabador. En el Distrito Federal también creó una interesante editorial de libros artesanales de poesía llamada Ditoria que más adelante trajo a Guadalajara, ciudad a la que regresó en el primer lustro del nuevo siglo.

Autor: Alfredo Sánchez
<< Anterior Siguiente >>