Se acaba el XX

Efímera compañía

Un fugaz proyecto discográfico surgido en Guadalajara fue Discos Caracol. La empresaria con ciertas inclinaciones artísticas, Vicky Macedo, decidió fundar el sello cuando escuchó, en 1989, al grupo de su conocido Julio Haro: El Personal. Fue tal su impresión al escuchar sus canciones que propuso hacer un disco y con ello iniciar una pequeña empresa. Vicky puso el dinero para la grabación, se editó al famoso disco No me hallo –que, por cierto, incluía una obra de Alejandro Colunga en la portada y dibujos de Jis y Trino en sus interiores– y comenzó con su aventura empresarial. Sus siguientes proyectos apalabrados eran otro disco de un grupo capitalino que se llamaba Simples Mortales y la promoción de espectáculos de la cantante Eugenia León –además, claro, de otro disco más de Haro y compañía. Nada de eso llegó a buen puerto: la empresaria un buen día desapareció del panorama, seguramente interesada en negocios menos inciertos; y el proyecto de Discos Caracol quedó como una feliz insinuación.

Autor: Alfredo Sánchez
<< Anterior Siguiente >>