Se acaba el XX

Aventura cinematográfica

Antes de que su cortometraje De tripas corazón (1996) fuera nominado al Oscar, y de que realizara su primer largometraje, Asesino en serio, el realizador Antonio Urrutia hizo otros cortos entre los que destaca uno llamado La aventura. Era una libérrima adaptación de un texto de Heinrich Böll llevada al campo mexicano y que contó en los papeles principales con personas de muy escasa experiencia actoral: Cornelio García –quien después hizo el papel de un policía en De tripas…– y la cantante Jaramar Soto. También actuó haciendo un divertido papel de cura, el pintor, diseñador y conocidísimo martillero de subastas, Paco de la Peña. El corto se filmó en una hacienda cercana a Guadalajara durante un par de días y, como suele suceder con este tipo de trabajos, tuvo escasísima difusión. A Urrutia, quien además de cineasta es ingeniero de profesión, también se le conoció por sus vínculos con la producción del conocido tequila Chamucos.

Autor: Alfredo Sánchez
<< Anterior Siguiente >>