Se acaba el XX

Cuarto menguante

Como algunos otros miembros de su generación, Jorge Esquinca sucumbió a la presión social y familiar de estudiar “una carrera de verdad”, a pesar de su notoria inclinación por las letras. Optó por algo intermedio: la carerra de ciencias de la comunicación en el iteso. Pero casi en cuanto terminó sus estudios se decidió por su verdadera vocación que le habría de dar con el tiempo reconocimientos tales como el prestigiado Premio Aguascalientes en 1991. Como participante del taller literario del doctor Elías Nandino, coincidió con otros aspirantes a escritores como Luis Fernando Ortega, Felipe de Jesús Hernández, Luis Alberto Navarro y Roberto Márquez –más tarde notable pintor emigrado a Estados Unidos– entre otros. De esas épocas data la aventura editorial de no muy larga duración llamada Cuarto Menguante, donde se publicaron libros de poesía y artes visuales editados por Esquinca y compañía. Años después, las ganas y la necesidad llevaron a Jorge hasta el Fondo de Cultura Económica, pero no en su faceta de escritor sino de promotor cultural. Ahí, en la sede de avenida Chapultepec, animó durante años diversos talleres, presentaciones de libros y actos culturales.

Autor: Alfredo Sánchez
<< Anterior Siguiente >>