Se acaba el XX

Demolición universitaria

Estudiantes de música y no pocos maestros y trabajadores de la Universidad de Guadalajara volvieron de sus vacaciones de Semana Santa en 1980 y se quedaron atónitos al toparse con que ya no tenían escuela o centro de trabajo, pues el edificio que la albergaba (ubicado en la avenida Vallarta y la entonces avenida Tolsa, frente al Paraninfo) había sido demolido. Sólo quedaba una barda medio intacta, sobre la que permanecía un perro que, a decir de quienes cuentan esta historia, ladraba como reclamando el atropello. La construcción (que había sido tirada “cobardemente”, han dicho algunos, durante la madrugada) era de estilo neoclásico tardío y fue sustituida por el actual edificio cultural y administrativo de la Universidad de Guadalajara –esa torre de espejos y doce pisos que, junto con el Templo Expiatorio, ya es imagen de postal. La destrucción fue en tiempos del rector Enrique Zambrano Villa, a quien los testigos del derrumbe recuerdan como el hombre que tiró su escuela –que por cierto tenía un foro para música, danza y teatro. Diversos archivos fotográficos tapatíos registran el suceso. La escuela de música se cambió a un costado del Teatro Degollado. Del perro no se supo más.

Autor: Angélica Íñiguez
<< Anterior Siguiente >>