Se acaba el XX

Con ‘J’ de Jazz

Ernest Jäger llegó de Alemania y fundó en Guadalajara el Instituto Göethe, especializado en enseñar el idioma alemán y en difundir la cultura de su país. Pero el Göethe se convirtió en algo más que una escuelita, gracias a la terquedad de Ernesto –ya con su nombre mexicanizado– y a su gusto por el arte. Desde el Instituto se organizó un grupo de teatro dirigido por Werner Ruzsika que montaba obras de Bertold Brecht. Se trajeron exposiciones de artistas y diseñadores alemanes y, sobre todo, se organizaron conciertos de jazz con músicos notables que de otro modo no se habrían escuchado nunca en Guadalajara. El Teatro Degollado, el Alarife Martín Casillas y otros foros recibieron al trombonista Albert Mangelsdorf, al trompetista Marcus Stockhausen, al Contact Trio y al pianista Rainer Brüninghaus, entre muchos otros. Su gusto por esa música lo llevó a fundar, junto a Rogelio Flores, la asociación Jazz Guadalajara, con la cual organizaron conciertos y talleres con varios músicos. Gracias a Ernesto se conoció, además, el gusto de los músicos alemanes por el guacamole: en la bienvenida que se les ofrecía en el Göethe no faltaba un gran platón que era invariablemente asediado por los sorprendidos teutones que le hincaban el diente con alegría al exótico preparado verde.

Autor: Alfredo Sánchez
<< Anterior Siguiente >>