Se acaba el XX

Pollo a la Valentina

Los platillos regionales jaliscienses se han caracterizado por su sabor así como por su diversidad, de tal manera que ahora resultan insustituibles en la dieta de los mexicanos. Satisfacen el apetito más exigente, los tamales, dulces o de carne, las tostadas de pata, cueritos o carne, el pozole, las tortas ahogadas, las enchiladas, sencillas o compuestas, los tacos, las carnes asadas o “en su jugo” y la indiscutible birria. Otro tipo de carne es el pollo y este puede prepararse de distintas maneras, en mole, en pepián, pero el que ganó un lugar especial fue el pollo preparado por una experta cocinera, Valentina Santos en el antiguo barrio de El Santuario. Era tal la fama que adquirió este platillo que no sólo asistían los tapatíos a saborearlo, sino de todo Jalisco y aun de otros estados de la República. Francisco Villa, el general Lázaro Cárdenas, Manuel Ávila Camacho, María Félix, el pistolero jalisciense el Remington, el Rey Carol II de Rumania y hasta el empresario Henry Ford, degustaron el peculiar platillo. El pollo a la Valentina, plato especial de la gastronomía jalisciense.

Autor: Hugo Torres Salazar
<< Anterior Siguiente >>