Se acaba el XX

Rock en estéreo

A principios de los setenta, la radio de frecuencia modulada en Guadalajara era apenas una insinuación. Comenzaron a surgir tímidamente algunas emisoras que se arriesgaban con el nuevo modo de transmisión para beneplácito de los radioescuchas: las nacientes emisoras transmitían música sin comerciales. Había la errónea creencia de que así era la FM; la verdad: no había anunciantes que se animaran a entrarle al nuevo formato. Aún no llegaban las grandes cadenas nacionales a apoderarse de la radio tapatía y a hacer casi desaparecer del cuadrante a los empresarios locales. Una de las nuevas emisoras fue animada por Alejandro Díaz Romo, miembro de una familia pionera de la radio jalisciense fundadora del grupo Radio Comerciales. Desde ahí tuvo la iniciativa de lanzar Stereo Rock. De pronto nos encontramos en la radio tapatía con grupos inauditos como Jethro Tull y otros de escasa difusión comercial. La programación, debido al gusto musical del joven empresario, era de primera y los rockeros locales se pasaban la voz: había una emisora digna de ser escuchada en el cuadrante y con mayor calidad auditiva que las de AM. Pero el sueño duró poco. Ante la realidad de las pocas ganancias económicas y del escaso público, el grupo radiofónico decidió muy pronto dar carpetazo y buscar opciones más redituables. Y aunque dejó huella y buenos recuerdos, la vida de Stereo Rock fue fugaz.

Autor: Alfredo Sánchez
<< Anterior Siguiente >>