El siglo que nos obligó a crecer

Plaza del Sol

Para facilitar a los tapatíos la adquisición de todo tipo de artículos sin que tuvieran que recurrir a “la tienda de la esquina” o ir “hasta el Centro”, varios empresarios concretaron la idea de construir una plaza comercial para Guadalajara. Pretendían un centro comercial que fuera el mayor y el más moderno de América Latina, llamado Plaza del Sol. Según la opinión de mucha gente, el terreno que se adquirió en Mariano Otero y López Mateos “estaba muy lejos”, pese a ello, la primera piedra que se colocó para dar vida al nuevo centro comercial fue el 10 de enero de 1969. En un lapso de diez meses fue inaugurada para ofrecer a los tapatíos un gran repertorio de comercios. Fueron ciento cuarenta tiendas rodeadas de áreas comunes que incluyeron calles interiores y un estacionamiento para dos mil carros. El inicio no fue fácil, debido a que el éxito de Plaza del Sol dependía de un radical cambio de hábitos de compra en los tapatíos. Pero finalmente, Plaza del Sol tuvo una influencia positiva en la economía de Guadalajara, porque muchos empleos fueron creados. Esta plaza fue el comienzo de la modernización del comercio en Guadalajara.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>