El siglo que nos obligó a crecer

Derrotero del Hospital del Carmen

En 1946 los servicios médicos de Guadalajara se ofrecían en tres clínicas, cuatro sanatorios, una maternidad y dos fábricas. La maternidad llamada Del Carmen se ubicaba en Belisario Domínguez 238, cuyo primer propietario era un señor Garza, de Monterrey; al morir éste, la compraron José Díaz Navarrete y Javier Fernández Garibay, integrando alrededor de ella la Sociedad de Médicos de Guadalajara. Contaba con doce camas y ocho cunas, aunque también se atendían hombres; daba servicio a gente de escasos recursos –es decir, cobrando poco o no cobrando. En 1949, por falta de espacio, la maternidad se trasladó a una casa estilo español en Francisco Madero esquina 8 de Julio, entonces ya con quirófano, rayos X, cuartos privados y sala general; en la parte alta estaba la capilla y la residencia de las religiosas de la orden de las Carmelitas –enfermeras de los pacientes. En 1954, por crecimiento, se traslada la maternidad a Tarascos 3435, transformándose en sanatorio donde las hermanas del Verbo Encarnado, enfermeras seglares con título, sustituyen a las Carmelitas. En 1966 se inaugura como Hospital del Carmen (el nombre oficial lo recibe en 1968).

Autor: Nuria Blanchart
<< Anterior Siguiente >>