Época virreinal

El pintor Bartolomé Esteban Murillo

En 1670, dos siglos antes de que se proclamara el dogma de la Inmaculada Concepción (8 de diciembre de 1854), un pintor sevillano, Bartolomé Esteban Murillo, le había dado ya ese título. Resulta que a principios del siglo XIX, durante la invasión napoleónica a España, el cabildo de la catedral de Guadalajara envió una fuerte cantidad de dinero, recaudado gracias a las limosnas de los tapatíos, al rey Carlos IV de España como apoyo para que los españoles pudieran expulsar a los invasores galos. Algún tiempo después, el monarca ibérico envió a nuestra ciudad, en gratitud, un gran óleo de la asunción de la Virgen María, pintada por Murillo y que se encuentra en la sacristía de la catedral. Una escena que muestra a la Virgen en una nube, ofrendada por lirios y rosas.

Autor: Mario Z. Puglisi
<< Anterior Siguiente >>