El siglo que nos obligó a crecer

La zona francesa del Panteón de Mezquitán

Hacia 1962 se cayó el muro que dividió durante 70 años al Panteón de Mezquitán en zonas. La función de dicho muro fue separar dos de las áreas notablemente más contrastantes en el cementerio: la de los mausoleos elegantes y de gran belleza, de la otra en que se enterraba sin mayor adorno a los de las clases sociales menos alcurnes. Con la caída de ese muro, los muertos comenzaron a mezclarse entre ellos con mayor libertad: no más distinción de clases sociales. Pero en la zona en que antaño se enterraba a la aristocracia y prez tapatía había, a su vez, divisiones que separaban a individuos de distinta nacionalidad. Una muestra de estos espacios destinados para los extranjeros la encontramos en la zona destinada para los originarios de Francia, donde se encuentra un obelisco de cantera en cuya cúspide está un gallo, símbolo de las seculares Galias, y que está dedicado a la memoria de los hijos de franceses radicados en la ciudad que fueron enviados a combatir contra los alemanes durante la Primera Guerra Mundial.

Autor: Mario Z. Puglisi
<< Anterior Siguiente >>