El siglo que nos obligó a crecer

Agustín Yáñez

Nació en el barrio de El Santuario el 4 de mayo de 1904. Sus primeros escritos los firmaba con el seudónimo de Mónico Delgadillo (santo de su nacimiento). Comenzó a dar clases a los 19 años en la Escuela Normal para Señoritas. Fundó en 1929 la revista literaria Bandera de Provincias. En 1939 se tituló en la Escuela de Jurisprudencia, luego hizo una maestría en filosofía (1951). Su novela Al filo del agua (1947) se convirtió en una de las más representativas obras modernas de la literatura mexicana, junto con Pedro Páramo y Los de Abajo, de Juan Rulfo y Mariano Azuela, respectivamente. En 1973 recibió el Premio Nacional de Letras. Ocupó varios puestos políticos, entre los que destacan el de gobernador de Jalisco en el período de 1953-1959 y Secretario de Educación Pública durante el sexenio de Díaz Ordaz; no obstante, en un informe como gobernador dijo: “Nunca me manché las manos, ni con sangre ni con dinero”. Tuvo 6 hijos con Olivia Ramírez. Usaba lentes. Coleccionaba ángeles, pero ninguno de ellos lo salvó de la muerte el 17 de enero de 1980, a causa de enfisema pulmonar producto de su afición a los cigarros Delicados.

Autor: Mariana V. Gómez
<< Anterior Siguiente >>