El siglo que nos obligó a crecer

Iglesia de la Luz del Mundo

Eusebio Joaquín Flores, fundador de la Iglesia de la Luz del Mundo, se bautizó dos veces: en 1925, con el nombre de Abraham, y en 1926, con el de Aarón. Separado de la secta pentecostal a la que pertenecía, quiso instaurar en Monterrey la Luz del Mundo pero nadie le hizo caso y llegó a Guadalajara. Con un buen número de seguidores, y después de cierto nomadismo, logró instaurar el primer templo oficial en la colonia San Juan de Dios; desde entonces tuvo varios templos en distintas colonias de Guadalajara hasta que en 1953 fundó en catorce hectáreas la primera colonia llamada “Hermosa Provincia gozo de toda la tierra”, en donde Aarón murió en 1964. Su hijo Samuel lo sucedió y construyó un templo más grande que la Basílica de Guadalupe desde donde gobierna a todos los seguidores que consideran al hermano Aarón “héroe, libertador, elegido, siervo de Dios”, y al hermano Samuel “elegido antes de nacer, ungido de Dios, enviado de Dios, apóstol de Jesucristo, máximo guía espiritual”. Ambos (antes Aarón y hoy Samuel) son los únicos autorizados a dar la palabra de Dios a más de dos millones de seguidores por todo el mundo.

Autor: Nuria Blanchart
<< Anterior Siguiente >>