Época virreinal

Educación para la mujer

A finales del siglo XVII la balanza de oportunidades de educación se inclinaba, obviamente, a favor de los hombres. El beaterio de niñas de Jesús Nazareno que fue fundado en Compostela en 1635 fue trasladado a Guadalajara gracias al interés que el obispo Galindo y el jesuita Feliciano Pimentel mostraron por la educación para las jóvenes y niñas. Más tarde, las niñas de este beaterio formaron parte del Colegio de Jesús María para que éstas aprendieran ahí a leer y escribir. Ambos aprendizajes iban en contra de la constitución del Colegio de Niñas de México, que basaba su enseñanza únicamente en la doctrina cristiana. Fue hasta la construcción de este colegio que las niñas tapatías lograron acceder a la educación, aunque con múltiples limitaciones. Este colegio se convirtió en el tercer convento de la ciudad, en el que tenían derecho a ingresar las morenas y las indias.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>