El siglo que nos obligó a crecer

Empresas familiares

A partir de 1940, muchas empresas familiares se convirtieron de pronto en importantes empresas de Guadalajara que traspasaron las fronteras de la ciudad. Lo que inició como un esfuerzo personal y del trabajo diario de una persona terminó convertido en un gran negocio familiar. En el Centro se concentraban los almacenes de prestigio, las grandes ferreterías, las farmacias mejor surtidos, las zapaterías elegantes, las joyerías y otros comercios, pero en la medida que se fueron ampliando las calles tapatías, éstos se fueron propagando por toda la ciudad. Llegó el primer supermercado en 1945, propiedad de los señores Moragrega –también tuvieron otras tiendas como La Colonial y Casa Vizcaíno. La venta de medicinas abrió dos caminos: las Farmacias Guadalajara y Droguería Levy. Por su parte, el señor Lemus estableció una casa de música. Muchos inmigrantes también colaboraron de manera decisiva en el desarrollo del comercio tapatío; tal es el caso de las Fábricas de Francia, por los señores Fortoul, Chapuy y Bec. Los hijos, nietos, primos de estos grandes empresarios tomarían después el mando para seguir impulsando su crecimiento.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>