Época virreinal

La Peregrina

Para el siglo XVII, los poderes milagrosos de la virgen de Zapopan habían llegado a manifestarse en respuesta a problemas ocasionados por inundaciones o sequías y, posteriormente, al enfrentar otro tipo de desastres. A partir de que la Iglesia la declarara oficialmente milagrosa en 1653, la credibilidad entre la población que recurría a su protección fue creciendo a grados tales que surgió la necesidad de su desdoblamiento. Así, a partir de 1734 apareció una segunda versión de sí misma, conocida como La Peregrina, aunque con atuendo diferente –sombrero y rebozo– al de la original, concebida para viajar a otros templos del rumbo que solicitaban su sagrada presencia. Actualmente, durante la época de lluvias (junio a octubre) visita cada una de las 172 parroquias de Guadalajara para prestar su ayuda en la prevención de inundaciones, problema permanente en las zonas bajas. Así pues, desde aquel 1734 hay dos figuras de la virgen: la original que permanece en la basílica del municipio de Zapopan, y La Peregrina que va de un lugar a otro. La deteriorada imagen original tiene 450 años.

Autor: Nuria Blanchart
<< Anterior Siguiente >>