El siglo que nos obligó a crecer

El Frente de Estudiantes Socialistas de Occidente

En 1933, Guadalajara era una ciudad de menos de 200 mil habitantes. La universidad oficial tapatía rebasaba escasamente los mil alumnos. Las brasas del incendio cristero todavía ardían. Los bandos en que estaba dividida la sociedad tapatía no tenían puntos de coincidencia. De un lado estaban los liberales, del otro los conservadores. La historia se repetía. Parecía que los mexicanos estaban condenados a vivir y a morir de acuerdo con la bíblica expresión: “quien no está conmigo, está contra mí”. El Primer Congreso de Universitarios Mexicanos, efectuado ese año, sentó las bases de la enseñanza superior. Después siguieron expulsiones, huelgas y agitación universitaria. Se dio la división que desembocó en una reforma radical de corte socialista en la Universidad de Guadalajara y en el nacimiento de la Universidad Autónoma –con elementos expulsados de la institución estatal. Natalio Vázquez Pallares, protegido del general Lázaro Cárdenas, encontró ambiente propicio para su activismo político. En 1934 organizó, elaboró documentos y programó la fundación de una agrupación de estudiantes universitarios que abarcase el Occidente de México, a partir de Guadalajara. Así nació el 16 de diciembre de 1934 el Frente de Estudiantes Socialistas de Occidente (FESO), padre de la FEG y abuelo de la actual FEU.

Autor: Adolfo Ochoa
<< Anterior Siguiente >>