Época virreinal

Orígenes del jarabe tapatío

El baile llamado jarabe gatuno que trajeron los conquistadores españoles dio origen al famoso jarabe tapatío que hoy conocemos. Los jarabes empezaron a retumbar y a hacerse populares entre los distintos habitantes de la Nueva España, los cuales aportaban a la letra su ingenio y sentido del humor. En aquella época se bailaba en forma burlesca, intercalándose durante la danza una o dos estrofas cargadas de sátira. Muchas coplas traían su popular agresividad mezclada con irónicas letras, haciendo alusión a alguna aventura amorosa, adulterio, desmanes o simples coqueteos de personajes de las clases privilegiadas como jefes políticos, alcaldes y hasta el mismo virrey. Los jarabes más famosos que sobresalieron en aquella época fueron: El pan de jarabe, El pan de manteca, El charro, La señorona y La llovizna, entre otros. En Guadalajara se le dio a este género popular su más perfecta expresión, y en 1683 adquirió su mayor auge. A principios de 1800 el Jarabe tapatío se fue dignificando hasta llegar a convertirse en un verdadero bailable, cargado de belleza y alegría.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>