El siglo que nos obligó a crecer

Alfredo R. Placencia, poeta y sacerdote

Su nombre de bautizo era Alfredo Placencia Jáuregui. A la muerte de su padre, de nombre Ramón, en 1896, el mismo Alfredo agregó a su nombre el de su padre; desde entonces colocó la erre entre el nombre y el apellido, quedando como Alfredo R. Placencia. Este importante poeta católico jalisciense nació el 15 de septiembre de 1875, en Jalostotitlán. Se ordenó sacerdote en 1899, aunque fue más poeta que sacerdote. Vivió su existencia en un ir y venir constante que se refleja en toda su obra poética: acongojada, rebelde, sensible y profunda. Publicaba sus poemas en las hojas parroquiales. En Barcelona, España, imprimieron su primera obra en 1924. Durante treinta años de sacerdocio estuvo en decenas de lugares diferentes; entre ellos, la república de El Salvador y Long Beach, California. Murió a los 54 años de edad, el 20 de mayo de 1930, en el 162 de la calle de Arteaga, en Guadalajara. Póstumamente, y gracias a la intervención de Agustín Yáñez, la Universidad Nacional publicó en 1946 una selección de su obra.

Autor: Adolfo Ochoa
<< Anterior Siguiente >>