El siglo que nos obligó a crecer

El apellido Rulfo

Juan Nepomuceno Carlos Pérez Vizcaíno es el autor de los libros Pedro Páramo y El Llano en llamas. La adopción del apellido Rulfo fue a petición de su abuela paterna María Rulfo, pues en su familia sólo fueron siete hermanas y un varón que murió soltero y sin descendencia; y para no perder el apellido pidió a sus nietos que adoptaran el de Rulfo. Severiano, Francisco y Eva –hermanos de Juan– lo hicieron jurídicamente, no así Juan quien sólo lo adoptó sin mecanismos legales al publicar sus escritos. Los Pérez Vizcaíno son conocidos en Sayula pero Juan Rulfo casi es un desconocido; la encargada del kínder de Sayula recuerda muy bien a dos tíos de Juan pero no a él –a pesar de haber nacido ahí–, y esto debido a que a corta edad se lo llevaron a Guadalajara al orfanato Luis Silva en septiembre de 1927. Su misma madre lo llevó y no volvió a verlo, pues ella murió en noviembre de ese mismo año. Cuando Juan salía de vacaciones, iba a San Gabriel (antes Venustiano Carranza) con sus abuelos maternos, y no vivió más en Sayula.

Autor: Nuria Blanchart
<< Anterior Siguiente >>