El siglo que nos obligó a crecer

Bares en los años veinte

En los años veinte, la ciudad de Guadalajara tenía una gama muy amplia de lugares para salir a tomar algunas bebidas acompañadas de aperitivos. Sin embargo, los lugares eran exclusivos para ciertos clientes, dependiendo del dinero para gastar. Si se gozaba de una cartera llena y además los años no pesaban tanto ni se dejaban asomar en el rostro, era casi una rutina obligada ir a tomar un aperitivo a los casinos Francés, Español y Norteamericano, o a los hoteles Fénix, Francés y Roma. Si, en cambio, no se acostumbraba a derrochar mucho dinero en los bares, era necesario ir a pasar un buen rato a La Alemana, La Fuente o a Los Equipales. Y si en último caso el bolsillo estaba casi vacío, se podía visitar El Famoso Paso de las Golondrinas, El Moro Muzá o El Tigre, y ordenar un tepache o tejuino de los que alteraban los sentidos.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>