El siglo que nos obligó a crecer

Mariachi Vargas

El mariachi ha sido inseparable del tapatío. Sus instrumentos lo acompañan en bodas, bautizos, aniversarios, cumpleaños y hasta en los más tristes entierros suenan sus trompetas. Desde 1921, Silvestre Vargas dejó una huella imborrable en la historia del mariachi, que en aquella época se constituía exclusivamente de violines, arpa y guitarra. Durante los años treinta realizó su primera gira a la Ciudad de México y en 1940 introdujo las trompetas a este género popular (otros dicen que lo hizo Cirilo Marmolejo hacia 1928). Por sus venas corría el gusto por la música, ya que su padre había fundado el Mariachi Vargas en 1898. Su mariachi tocó para la policía de Distrito Federal por más de veinte años y acompañó a artistas nacionales como Jorge Negrete, Pedro Infante, Javier Solís, Lucha Reyes o Lola Beltrán. El Mariachi Vargas ha llevado la música jalisciense y mexicana por diversas giras al extranjero. En 1976 don Silvestre dejó de actuar y en 1983 el gobierno del estado de Jalisco le rindió un homenaje en el Teatro Degollado de Guadalajara. El grito que lo caracterizó y dio vuelta al mundo, seguirá siendo escuchado a través de los años: “¡Y no te rajes Jalisco!”

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>