El siglo que nos obligó a crecer

Jarabe tapatío

El Jarabe tapatío, cuyo baile muestra el cortejo constante del hombre vestido de charro con su zapateado firme y constante rodeando a la mujer vestida de china poblana, a quien orgullosamente besa tras su sombrero, ha sido un orgullo mexicano que traspasó los límites de Guadalajara. En 1921, José Vasconcelos –entonces secretario de Educación Pública– proclamó a la pieza para ser la danza nacional de México y decretó que en todas las escuelas de México se enseñaría este bailable como símbolo de la identidad mexicana. Conocido también como “la danza del sombrero”, causó escándalo en la iglesia católica, la cual lo consideró como lujurioso por sus acercamientos constantes entre el hombre y la mujer. El popular Jarabe tapatío, compuesto por Jesús González Rubio e inspirado en las distintas regiones de Jalisco, es practicado en el centro y sur de Jalisco desde mediados del siglo XIX. La danza tapatía quedó plasmada en un vitral del Museo de la Luz, en la Sala de Discusiones Libres que instaló José Vasconcelos, quien encomendó a Roberto Montenegro y Guerrero la decoración de pilastras, arcos y bóvedas.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>