El siglo que nos obligó a crecer

Imagen de La Asunción en Catedral

Como se sabe, el cuadro original de La Asunción o de La Purísima, que está actualmente en la sacristía de la catedral tapatía, es obra del pintor del siglo XVII Bartolomé Esteban Murillo. Este lienzo guarda una historia agitada. La pintura estaba en condiciones de abandono en el templo de la Soledad y Colegio Clerical (actual Rotonda de los Jaliscienses Ilustres). Los padres se la dieron a Antonio Castro para que la retocara, pero éste se negó, dado su valor. Ofreció limpiarla y les dijo a sus dueños que poseían el mejor cuadro de la ciudad. Les ofreció tres copias y quinientos pesos a cambio del original, pero éstos se negaron cuando supieron el tesoro que tenían. En la intervención francesa en México, los extranjeros le ofrecieron cuarenta mil pesos al cabildo tapatío por La Asunción, pero éstos se negaron y lo escondieron durante diez años. Cuando lo sacaron de su escondite, lo restiraron en un bastidor nuevo y lo tuvieron que recortar sin tocar las figuras pintadas. Cuando las tropas carrancistas llegaron a la ciudad lo volvieron a esconder, y en su lugar colocaron una copia de José Reyes Durán, que se robaron los constitucionalistas. Cuando ya no corría peligro el original de la virgen, se colocó donde ahora podemos admirarlo.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>