El siglo que nos obligó a crecer

Jalisco nunca pierde

El general Francisco Villa decidió perseguir a los generales carrancistas Diéguez y Murguía, quienes se habían replegado hacia Manzanillo. El general villista Rodolfo Fierro les pisaba los talones por las poblaciones del sur: Zacoalco, Atoyac y Sayula. En la mañana del jueves 18 de febrero de 1915 entraron en acción gran parte de las fuerzas de ambos bandos, en un lugar llamado Cuesta de Sayula. Los carrancistas habían construido fortificaciones y combatían como fieras, gritando: “¡Jalisco nunca pierde, y cuando pierde, arrebata!”. Villa subió a una loma, y desde allí daba órdenes a sus Dorados. Viendo que Diéguez se reforzaba con caballería, mandó sobre éste 600 combatientes. A media tarde, Villa los hizo huir en desbandada, dispersándose despavoridos ante la persecución brutal que les infligió Villa. Quienes no pudieron escapar en los trenes, fueron alcanzados y aniquilados por la División del Norte.

Autor: Adolfo Ochoa
<< Anterior Siguiente >>