El siglo que nos obligó a crecer

Deportes

En marzo de 1910, Giovanni Raicevich, campeón polaco de lucha grecorromana, visitó la ciudad junto con otros deportistas de diversas nacionalidades. Con estas visitas, la mirada tapatía empezó a centrar su atención en la lucha y el box. Otros deportes aristocráticos como el polo y la caza hicieron su aparición también en ese tiempo. El ciclismo incluso tuvo mayor auge, al grado de que se llegaron a tomar las banquetas y la plaza principal como pistas. Guadalajara fue también uno de los centros del automovilismo de mayor importancia: en 1907 se lograron varias hazañas como cubrir la distancia entre Guadalajara y Chapala en el increíble tiempo de cincuenta y seis minutos. Además, los hermanos Fernández Somellera, alcanzaron su meta y fueron al puerto de Mazatlán, conduciendo un coche Cleveland, en sólo diecisiete días. También la afición por el béisbol comenzó a crecer.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>