El siglo que nos obligó a crecer

Espectáculos de magia

Desde los tiempos de la invasión francesa a México llegaron la magia y la fantasía, que de alguna manera alentaron la llegada de numerosos circenses. A finales del siglo XIX todo aquello relacionado con las ciencias ocultas abarcó el interés del público tapatío. Sucesos como el cometa Halley y los temblores de 1912 atemorizaron tanto a la ciudad, que los tapatíos empezaron a recurrir al esoterismo con la consecuente participación de adivinas, lecturas de cartas, curanderos y limpias. Entre las diversiones de magia y fantasía que llegaron al valle de Atemajac por ese tiempo estaban: los “muñecos de sombras chinescas”, de don Casimiro Osorio; “las noches de física divertida”, de Mr. Brunel; las “suertes con cartas”, y el llamado “nuevo mundo”, donde se apreciaban países y figuras a través de un vidrio de aumento colocado en un cajón.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>