El siglo que nos obligó a crecer

Esculturas de Nueva York

De las Cuatro Estaciones –esculturas de estilo clásico griego que adornan la Plaza de Armas–, sólo hay una –El otoño– que lleva una placa indicando su origen: “J. Fiske. 2628 Park place, New York”. La primavera, El verano y El invierno no exhiben ningún sello. Eso ha hecho suponer a la investigadora Magdalena González Casillas, autora del libro Guadalajara. Sus monumentos (1981), dos cosas: que el cuarteto fue pedido por catálogo a la ciudad estadounidense y que El otoño, de torso desnudo y en actitud pensativa, es la única escultura original, pues la falta de las correspondientes plaquitas de bronce de las otras tres le hace pensar que fueron mandadas a rehacer. La voz de cierto sector del pueblo dice, sin embargo, que la esposa de uno de los ex gobernantes se llevó las originales a su casa y las cambió por réplicas en bronce que ella misma mandó a hacer.

Autor: Angélica Íñiguez
<< Anterior Siguiente >>