El siglo que nos obligó a crecer

La huerta de La Trinidad

El arroyo del Arenal (hoy avenida La Paz) era considerado la frontera física natural entre lo que fue el pueblo de Mexicaltzingo y la ciudad de Guadalajara. Todavía a principios del siglo XX, estaba permanentemente cubierto de agua, de tal manera que parecía un lago. Llegaba a tener de 150 a 200 metros de ancho, en su longitud entre el río San Juan de Dios (hoy calzada Independencia) y lo que tiempo después sería la avenida del Federalismo –donde ahora está el templo de La Trinidad. En este punto, crecía un bosquecillo conocido como La Huerta de la Trinidad, o de Los Pericos, debido a la especie de aves que allí había.

Autor: Adolfo Ochoa
<< Anterior Siguiente >>