El siglo que nos obligó a crecer

Tranvías

Todo estaba listo para la inauguración del tranvía eléctrico. Los rieles por los que circularían los tranvías eléctricos fueron armados por técnicos y obreros mexicanos. Las vías se fueron tendiendo por calles, así como los postes uniformes que mantenían los cables. También llegaron diez carros armados, listos para desfilar por las calles de Guadalajara. El 14 de septiembre de 1907, ante la admiración de multitudes de tapatíos apiñados en el cruce de las avenidas Corona y Juárez, el tren inaugural salió a las 10:30 horas para encaminarse hacia el Agua Azul y San Pedro. Fue una mañana inesperadamente lluviosa que provocó el amontonamiento de los tapatíos que se empapaban sus elegantes ropas y sombreros de ala ancha con plumas enormes –en el caso de las damas. La gente gritaba del gusto y del remojón. Guadalajara llegó a tener un magnífico servicio de tranvías eléctricos con los carros más modernos y lujosos. Sin embargo, con el paso de los años los tranvías fueron decayendo y causando obstáculos en las calles hasta que llegó su desaparición total el 4 de julio de 1944. Con esto se borró por completo uno de los aspectos más típicos y pintorescos de nuestra ciudad.

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>