El siglo que nos obligó a crecer

Higinio Ruvalcaba, el violinista prodigio

Higinio Ruvalcaba no fue judío –a pesar de lo que pudiera parecer. No obstante fue un niño prodigio del violín. Nació en el pueblo de mujeres enlutadas: Yahualica, Jalisco. Esto ocurrió en 1905. Su padre fue miembro de la banda del pueblo. A los 5 años tocó en el teatro Degollado y a los 12 debutó con la Orquesta Sinfónica de Guadalajara. A los 30 era el primer violín de la Sinfónica Nacional y desde 1959 del Cuarteto Lenner. Compuso el Foxtrot de Chapultepec, 22 cuartetos, tríos, quintetos… que conoce su hijo, el escritor y melómano Eusebio Ruvalcaba. Con los años la artritis le quitó el violín de las manos. Murió en la ciudad de México en 1976. Hoy la gente piensa que es una sala del ex Convento del Carmen de Guadalajara.

Autor: Antonio García Medina
<< Anterior Siguiente >>