El siglo que nos obligó a crecer

La Fuente de los Compadres

En el solar que hoy ocupan las oficinas principales del periódico El Occidental, hace tiempo estaba situada la plaza de San Fernando. Esta plaza era importante porque era la estación del tranvía que llevaba a las familias tapatías del centro a Tlaquepaque. En esta misma plaza convivía la Compañía Hidroeléctrica e Irrigadora de Chapala que se encargó de operar los tranvías eléctricos desde 1907. Más atrás en la historia, encontraríamos a la Compañía de Tranvías, aquella cuya tracción estaba a cargo de mulitas y que asentó sus talleres en ese mismo lugar que, para aquel año (1874), se conocía como La Plaza de la Horca. Al asomarnos todavía un poco más atrás, ubicaríamos en ese mismo espacio la famosa Fuente de los Compadres, llamada así por una leyenda de ciertos compadres que se enamoraron, y que por ese desordenado afecto, el compadre y la comadre se convirtieron en piedra.

Autor: Mario Z. Puglisi
<< Anterior Siguiente >>