El siglo que nos obligó a crecer

Pastorelas tapatías

A principios del siglo XX, las pastorelas eran un éxito de entretenimiento en Guadalajara. Según el historiador Ramón Mata Torres, complacían tanto a los empresarios que las producían (porque eran un verdadero negocio) como al público que no se las perdía en la época navideña (porque eran una verdadera diversión). El teatro Cuauhtémoc era conocido como “el teatro de las pastorelas” y en el barrio de Analco eran famosas las puestas en escena de Prudencio Guerrero y Victoria Madrigal. Al parecer la mecánica era muy sencilla, pues los apuntadores se escondían detrás de la concha del proscenio (pues se hacían tal cantidad de montajes que no había tiempo para los ensayos); había escenografía especial para cada acto y efectos especiales en los que a veces se utilizaba el fuego para anunciar la presencia del diablo. Mucho después, con la llegada del radio, el cine y la televisión las pastorelas vinieron a menos en las grandes ciudades primero, y luego en los pueblos.

Autor: Angélica Íñiguez
<< Anterior Siguiente >>