El siglo que nos obligó a crecer

Primeros automóviles

Por la Garita de San Pedro hacia el centro de la ciudad llegó el primer automóvil en 1898, conducido por Manuel Cuesta Gallardo. Su velocidad máxima era de veinte kilómetros por hora, la cual impactó a los tapatíos. Pronto empezaron a llegar más automóviles de diversas marcas como: Renault, Dione-Boutton, Protos, Isota-Frashine, Oldsmobile, Packard, Maxwell, Itala, Pope-Hartford, Pierce-Arrow, Fiat, Mercedes y un White de vapor. Los primeros automovilistas tapatíos, como don Severo Díaz y el Padre Arreola, dejan testimonio de lo que representaba tener carro por el año de 1905. Casi era una curiosidad científica y un transporte de mucha precaución ya que al bajar del coche se tenían que fijar con cautela que no viniera otro carro, porque “era peligroso con su carromato asustar a los troncos de caballos que conducían las aristocráticas carrozas de Guadalajara.”

Autor: Cecilia López
<< Anterior Siguiente >>