El siglo que nos obligó a crecer

El crimen del Padre Amado

Recién iniciaba el siglo XX cuando la sociedad tapatía se conmovió por los escandalosos hechos del padre Amado, que trascendieron a todo el país y aun en el extranjero. El padre Jesús del Carmen Amado, siendo cajero de la Sagrada Mitra de Guadalajara, se apoderó ilícitamente de 90 mil pesos del Arzobispado y huyó por ferrocarril acompañado de una bella mujer perteneciente a distinguida clase social. La pesquisa policiaca siguió la siguiente ruta de los prófugos: el 9 de mayo de 1901 se embarcaron en Nueva York, en el Furst Bismarck, para arribar a Cherburgo, haciendo escala en París para continuar hasta Madrid. Ahí fueron aprehendidos el 1 de junio y extraditados a México, arribando a la capital mexicana el 9 de septiembre. El progenitor de la bella dama se desistió de acusarlo de rapto pero el juicio que se le siguió al sacerdote fue por el delito de robo. Finalmente fue sentenciado a purgar una pena de 3 años y medio de prisión y una multa de mil pesos –o cien días más de arresto. En 1935 se publicó en la Ciudad de México una novela basada, o mejor dicho argumentada, en los hechos anteriores con el nombre de El Padre Amor, de J. Jiménez Aldama.

Autor: Hugo Torres Salazar
<< Anterior Siguiente >>